1 de marzo de 2011

QUÉ RÁPIDO CRECEN




Se va haciendo mayor y no hay forma de frenar el tiempo.
Te invade  una mezcla de orgullo y tristeza.

De pronto sientes la necesidad de capturar, como si fueran tesoros, cada uno de esos instantes.

"¡¡Quieta!!"...ya lo tengo y lo tengo para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario